Jueves 18 de Julio de 2019 / Año de la Lucha contra la Corrupción y la Impunidad

Actualidad

Jorge Yamamoto: “Comunidad nikkei debe valorar más la peruanidad”

20 Marzo, 2018
Jorge Yamamoto: “Comunidad nikkei debe valorar más la peruanidad”
Redacción: NikkeiPlus

El psicólogo social de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) conversó con Nikkei Plus y demandó a la colectividad nikkei valorar más lo peruano para de esa forma integrar más al país y dejar de lado pensar que “lo japonés es mejor”. 
Desde hace varios años, se encuentra investigando sobre la “felicidad” y agregó que los jóvenes nikkei que participan en la colectividad son sensibles a la “injusticia”, lo cual los hace más insatisfecho que el limeño.  

En diversas entrevistas usted dijo que el peruano es muy envidioso ¿La comunidad nikkei también es así teniendo en cuenta que está dentro de la sociedad peruana?
No es un tema ajeno a la comunidad pero para eso hay que tener en cuenta que la envidia y el chisme es un proceso universal pero hay un tipo de chisme, que es un chisme maletero para bajarte a los otros. En ese sentido, la comunidad nikkei también es chismosa. Las comunidades pequeñas tienden a ser más chismosas. Por eso dice “pueblo chico, infierno grande”. Pero ese chisme maletero peruano mala onda no está tan fuertemente inserto como característica de la colectividad.

Hay diferencia entonces. Si comparamos a los japoneses con los nikkei, es que quizá allá son solidarios. No sé si allá sea la gente envidiosa.
No lo sé, no he investigado el Japón pero lo que sí diría yo es que lo más importante de estos detalles es que en la comunidad nikkei existe una suerte de creencia generalizada de que lo japonés es mejor y que lo peruano es peor. Cualquier elemento que tenga que ver con Japón es un motivo de orgullo y cualquier elemento que tenga que ver con lo peruano es motivo de vergüenza. Si ven un peruano, lo ven con desprecio, que es un tipo de inseguridad también y ven a un japonés y lo ven con admiración. Pero las cosas son mucho más complejas. El Japón por ejemplo es un país profundamente infeliz. Tiene niveles de depresión y suicidio realmente altísimos, lo que no se encuentra en el Perú. Y la comunidad nikkei tiene- como toda comunidad- sus problemas pero tiene valores muy importantes que hay que saber reforzarlos. Yo creo que un mensaje que se le debe dar a la comunidad nikkei es valorar más la peruanidad que compone lo nikkei y relajarse más o quitarse el complejo de que lo japonés es lo mejor. Apreciarnos como nikkei porque somos una mezcla y así nos tenemos que apreciar, con lo peruano y japonés. 

Sobre todo en los mayores, muchos nikkei se sienten más japoneses que peruanos cuando realmente somos una mezcla.
Lo primero que quiero recalcar es que no es muy exacto que seamos una mezcla. Cualquier grupo migrante es algo similar a que tú agarres un Toyota y después agarres un Wolsvagen y desarmes las piezas y crees un nuevo vehículo que sea una suerte de arenero tubular. Entonces esos tubos los armas a medida que le vas metiendo piezas de Toyota y piezas de Wolsvagen. Entonces el producto final es ese. ¿Tu arenero qué cosa es Toyota o Wolsvagen? Ninguno de los anteriores. Tiene componentes de los dos pero es algo único. Entonces hay que visualizar la adaptación cultural como un producto único, a lo que los antropólogos les llaman sincretismo. En el Perú, en general como existe una autoestima devaluada tienden a ocultar su peruanidad y resaltar su foraneidad. La comunidad italiana no está tan orgullosa con su peruanidad como su italianeidad y así sucesivamente entonces lo que ocurre en la comunidad nikkei no es algo aislado. Eso es algo que no ayuda a la integración y no ayuda a la integración de las personas.

Hay muchos nikkei que se casaron con peruanos ¿Es una forma de integrarse? 
Una cosa que me parece interesante, es que tengo la impresión como parte de esta creencia errónea de que lo japonés es superior a lo peruano es que cuando existen familias que tienen un miembro de la familia japonés y otro no japonés se tiende a mirar de manera devaluada y eso tiene una actitud de cierto grado de devaluación y eso lo he reportado en varios estudios, pero eso está mal. Por el contrario, si creemos en la integración es que la idea es que los padres provengan de dos entornos culturales. 

Antes los nikkei querían que sus hijos se casen con otro nikkei “para no perder la raza”.
Sí, y no era una recomendación, ¡Era una imposición! y te veían mal si no cumplías. Ese es un tema en el que se tiene que ir generando conciencia. Primero porque ningún tipo de discriminación es aceptable y es bueno, menos cuando se trata de miembros que perfectamente formen parte de una comunidad.¿La comunidad nikkei es feliz?
Tengo datos de jóvenes nikkei que participan en las actividades de la Asociación Peruana Japonesa. Existe un grado de insatisfacción y en cuanto a la formación laboral es de satisfacción. Al nikkei le afecta más la injusticia. Es probable que como el nikkei haya sido concientizado con el tema del valor de cumplir las normas, sea más sensible a la injusticia pero eso no quiere decir que sólo el nikkei sea honesto. Y eso, paradójicamente te genera más infelicidad. A pesar de que no se puede comparar el sentido científico exacto el bienestar del nikkei con el limeño es que el nikkei está más insatisfecho que el limeño.
 

También en Nikkei Plus:



LO MÁS LEIDO

Mario y Sergio Nakasone: Los EmprendeDrones

Mario y Sergio Nakasone: Los EmprendeDrones

Takoyaki Perú: El crocante que une familias

Takoyaki Perú: El crocante que une familias

5 motivos para ir al Matsuri

5 motivos para ir al Matsuri

Tito Takayama: El Mundial no será fácil para Perú

Tito Takayama: El Mundial no será fácil para Perú