Inicio Cultura Akemi Yagui: El arte de la causalidad

Akemi Yagui: El arte de la causalidad

252
0

ESCRIBE: BRAULIO CHANAMÉ

Es fascinante ver las diferentes formas que el arte tiene para llegar a nuestras vidas. Algunos tienen la suerte de verlo llegar a través de un familiar, ese que siempre agarra la guitarra en las reuniones y anima la fiesta; otros tal vez lo encuentren a través de esa amiga que está tan metida en la pintura que su pasión nos contagia las ganas de crear algo también con nuestras propias manos. Sin embargo, a veces esas ganas, ese motor, ese “despertar” puede llegar de la mano de la casualidad, tal y como le pasó a Akemi Yagui y a las hermosas prendas que ahora expone en el VI Salón de Arte Joven Nikkei.

PUBLICIDAD

¿Y cómo imaginarlo? Porque para comprender cómo es que tan bellos diseños nacieron de su primera experiencia con el arte puro, primero debemos saber cuál fue el contexto que llevó a Akemi a dar con ellos. Y creo que lo mejor será empezar con la técnica que está presente en todas sus obras: el plegado. Esta consiste en generar pliegues en el material con el fin de conseguir nuevas formas sin la necesidad de cortar o pegar el material utilizado.

Llegada a ella a través de libro del ingeniero del papel, Paul Jackson, Akemi vio en el plegado una libertad y versatilidad que terminó por enamorarla por varios años. Y es que para ella -que tiene al Diseño Industrial como su profesión- este se volvió una herramienta excelente para su trabajo y también para experimentar las miles de posibilidades de diseño que este le ofrecía.

Vestido y abanico en la muestra del VI Salón de Arte Joven Nikkei

Así pasaron cinco años, en los que aprendió la meticulosidad -porque equivocarse en un solo patrón significa tener que empezar desde cero- y la paciencia que esta técnica requiere.

Así fue hasta que un día, sin pensarlo siquiera, fue invitada de participar en la 6° edición del Salón de Arte Joven Nikkei. Por supuesto, Akemi tuvo dudas al principio ¿Mi primera muestra en la vida en un lugar tan importante como la Asociación Peruano Japonesa? Desafiante, sí, pero por suerte para todos los que pudimos ver sus diseños ahí, ella no se dio para atrás.

MÁS DEL VI SALÓN DE ARTE JOVEN NIKKEI

Masaki Gaja: “Perú y Japón son como dos padres que he tenido”

Carlos Ladines Ijiri: “Siempre me llamó la atención crear personajes”

Un viaje al pasado

A diferencia de muchos dentro de la comunidad nikkei, Akemi no estuvo influenciada directamente con sus raíces japonesas durante su infancia. Como ella misma me comentó durante la entrevista, siempre vio que la mayor fuente de influencia entre sus amigos o conocidos dentro de la comunidad japonesa en el país, venía principalmente de las generaciones más antiguas, como sus abuelos o tíos. Aun así, esto no la detuvo en su afán de terminar su primera muestra y decidió ir por el camino correcto: crear a partir de lo que sus ojos y de lo que su mente podía llegar a imaginar.

Los diseños

Con eso dicho ya podemos hablar de las obras en sí. El primero será sin duda el largo vestido amarillo de tul. Este, según me contó Akemi, está basado en el kimono, prenda tradicional del Japón, y el cómo ella sentía que tenía que hacer su propia versión de él: moderno, con colores pasteles que vio en su propia cabeza cuando lo imaginó y con un acabado que sale de lo convencional.

El siguiente que llamó mi mirada fue el imponente vestido rosa que se asemeja a una armadura. Y no es para menos, pues está inspirado en las famosísimas armaduras que vestían los legendarios samuráis. En este diseño, la técnica del plegado refuerza la sensación de dureza de la vestimenta original en la que está basada y el color rosa fue puro instinto. “Debía ser rosa sí o sí”, me había dicho ella entre risas.

Vestido rosa en la muestra del VI Salón de Arte Joven Nikkei

Por último está el bello poncho blanco con el centro celeste y amarillo. En él vemos esa fusión intrínseca que tienen todos los artistas con más de una cultura familiar en su vida. Y es que la inspiración y la creación no siempre llegan desde nuestro lado más racional, sino que aparece sin querer queriendo y en los momentos menos esperados.

Por nuestra parte, esperaremos saber más de lo que Akemi pueda crear en el futuro y de lo que la experiencia puede aportar en sus próximos trabajos. Síguela en su Instagram.

La muestra estará disponible hasta el 30 de noviembre. Horario: De martes a domingo de 10:00 a. m. a 1:00 p. m. y de 2:00 p. m. a 8:00 p. m.  Lugar: Galería de Arte Ryoichi Jinnai y Hall de Exposiciones del Centro Cultural Peruano Japonés. Ingreso libre, capacidad limitada.

Artículo anteriorAELU: Mira cómo festejó sus 69 años
Artículo siguienteIchigo Ichie Market: «Sabemos qué insumos necesitan los hogares y negocios»