Inicio salud Doctor Germán Aniya: «No existe mayor satisfacción que el ver a mis...

Doctor Germán Aniya: «No existe mayor satisfacción que el ver a mis pacientes aliviados de sus dolencias»

226
0
Doctor Germán Aniya. (FOTO: ARCHIVO PERSONAL).

ROGER GONZALES ARAKI

Desde marzo del 2021 decidimos lanzar nuestro programa «Saludables con Hoken» y desde el inicio contamos con la participación del doctor Germán Aniya.

Queremos agradecer la buena participación de quienes se conectan porque gracias a ustedes el espacio sigue adelante y sobre todo cumpliendo la misión de ayudar con buena información a quienes la necesiten.

Aquí les presentamos una pequeña entrevista para que podamos conocer más al doctor, más allá de las pantallas. Muchos lo conocen por amistad, pero quizá pocos debido a la distancia.

Próximo programa.

¿Desde cuándo es que decide ser doctor?
Decidí estudiar Medicina al terminar la secundaria. El hermano mayor de mi padre es médico; siempre ha sido un importante respaldo en mi familia. Igualmente, cuando fuimos a vivir por muchos años a Huánuco, nuestro médico familiar fue parte de mi arquetipo profesional (aunque él me recomendó que mejor estudie Electrónica).

Por supuesto, también la TV de los 70s, que presentaba a médicos como protagonistas, contribuyeron con mi elección. En los últimos años de secundaria, el Colegio Militar Leoncio Prado (del cual soy ex-alumno) me dio la oportunidad de probar la carrera técnica de «Construcción y Topografía» -orientada hacia Ingeniería Civil o Arquitectura- pero no me gustó). Debo reconocer, sin embargo, que la principal influencia en mi selección de carrera fue mi madre.

PUBLICIDAD

Ella tenía una fijación personal con la Medicina, quería que todos mis hermanos y yo fuéramos médicos. Creo que lo veía como la forma de asegurarnos un mejor futuro.

Y era lo más difícil para ingresar, porque tenías que saber de todo. Así que con cuatro opciones, la decisión fue fácil: No Ingeniería porque no me gustaban tanto los números (y mi experiencia previa en el Colegio Militar); no Derecho porque a pesar de gustarme letras, no quería verme obligado a sobornar o coimear a los empleados públicos; no Administración, Contabilidad ni Economía porque ya habían muchos de mi generación estudiando esas carreras.

Pero, sea cual sea las influencias, sugestiones y recomendaciones, siempre supe que mi principal motivación sería el ayudar a los demás. Eso fue lo que definió meterme de lleno a mi adorado tormento: La Medicina Humana.

¿Qué es lo que más le gusta de su profesión?
Para mí, no existe mayor satisfacción que el ver a mis pacientes aliviados de sus dolencias. Creo que no hay nada que se pueda comparar a la sensación de liberación de un mal que nos aqueja, y el agradecimiento que siempre nos expresan nuestros pacientes.

¿Qué tal la experiencia de más de 1 año haciendo en vivo en Nikkei Plus?
Para mí, honestamente, un sueño que se viene cumpliendo poco a poco. A pesar de los esfuerzos y las buenas intenciones, atender pacientes consulta tras consulta no permite comunicar masivamente mucha de la información importante que las personas deben saber, especialmente en un campo tan fundamental como es la salud. Y más aún con el avance de la tecnología en los medios de comunicación y los medios sociales, donde hay mucha información falsa, mal entendida o mal interpretada, o brindada sólo parcialmente.

Se ha sumergido la información veraz y confiable en un océano de creencias, mitos y mentiras, por lo que necesitamos una especie de faro o estrella que nos guíe en medio de esta tormenta de dudas y amenazas veladas, bajo la forma de «conocimientos médicos».

Creo que nuestras charlas aportan un granito de arena hacia la construcción de un saludable escepticismo y el fomento de un análisis crítico, muy necesario cuando se trata de nuestra salud, nuestro bienestar y nuestras vidas.

PUBLICIDAD

¿Cómo se da la oportunidad?
Bueno, todo es gracias a Cecilia Shimabuku, del canal de You Tube «Qué hay de nuevo, Oba». Ceci y yo somos parte del Coro de la Asociación Nisei Callao (ANC) y también colaboro con la producción de su canal. Como podrán adivinar, en nuestras conversaciones coloquiales siempre surge el tema de la salud y la medicina, y ocasionalmente salía el tema de hacer algo un poco más estructurado para compartir estas informaciones. Y todo se hizo realidad, cuando me contactaron luego de una entrevista que le hicieron a Ceci en Nikkei Plus.

Las cosas evolucionaron de manera muy natural, hasta la serie de charlas que tenemos actualmente y que espero estén cumpliendo las expectativas de todos.

¿Qué es lo que ha notado en las personas que ha conocido como pacientes durante esta pandemia?

Mucho temor y ansiedad, en gran parte por la ausencia de fuentes confiables de información médica. Más de la mitad del tiempo en mis consultas, la paso compartiendo con mis pacientes esta información y todos vuelven a sus casas mucho más tranquilos y con el conocimiento sobre qué hacer frente a posibles problemas concernientes a su salud; sobre todo cuándo es ya necesario acudir a un médico.

Este también es uno de los principales objetivos que cumplimos con nuestras charlas en Nikkei Plus.

Es mi deseo que toda la audiencia termine nuestras charlas con menos preocupaciones y más conocimientos, sintiéndose reconfortadas y con mucha esperanza en el futuro. Y que, por supuesto, compartan y divulguen nuestra fuente de información, así como los contenidos en sí.

¿Ha tenido alguna experiencia que le haya reconfortado desde que hace los “en vivo”?
Bueno, hay muchas. Recuerdo especialmente las de Japón; muchas personas con diversos problemas médicos como Hipertensión Arterial, Diabetes, Artrosis … pero sobre todo con problemas de Stress, Ansiedad y Depresión, no sólo por la pandemia y sus consecuencias laborales y económicas, si no también y sobre todo, por el aislamiento en el que viven.

Al margen de las serias carencias en su sistema de salud (algo que comprobé en carne propia en Japón), los inmigrantes peruanos y extranjeros en general, no tienen un círculo de apoyo familiar y muchas veces, ni siquiera un círculo de amistades cercanas con quien contar.

En este aspecto, el desconocimiento del idioma Japonés es un importante factor, ya que ni siquiera son capaces de pedir ayuda o expresar cuales son sus problemas.

Ayudarlos a todos ellos, en esas situaciones tan difíciles y a pesar de que no podía hacer nada inmediato, como puedo hacerlo aquí en Lima, fue algo frustrante por un lado, pero reconfortante por otro, ya que quienes más necesitaban de ayuda tuvieron al menos una luz al final del túnel, una esperanza y una palabra de aliento, tan vitalmente necesaria en esos momentos; una alternativa para un mañana mejor.

Ahí sí se cumplió el principio de que el médico, con sólo escuchar a sus pacientes, logra la mayor parte de su curación; una verdad a veces olvidada por muchos galenos, más preocupados por sus cuotas de producción y la atención de un número cada vez mayor de pacientes.

¿Qué le diría a quienes ven “Saludables con Hoken”?
Obviamente que continúen brindándonos su generosa atención de siempre; que participen con sus dudas, preguntas y comentarios; antes, durante o después de las charlas. Que conversen con sus familias y amistades sobre estos temas, que compartan por los medios sociales esta fuente de información médica y que sigan las recomendaciones que hacemos.

Y por favor, no crean ciegamente todo lo que encuentren en la internet; verifiquen siempre antes de compartir y, si algo es muy bueno, fácil o conveniente … lo más probable es que sea falso ¡No se dejen embaucar!

Artículo anteriorD’Pri: “La pastelería es un homenaje a mi mamá”
Artículo siguienteAsociación Peruano Japonesa: ¿Cuáles de sus obras encontrarás en la FIL Lima Lee?