Inicio cocina D’Pri: “La pastelería es un homenaje a mi mamá”

D’Pri: “La pastelería es un homenaje a mi mamá”

483
0
Priscila cuenta con mucha experiencia e Pastelería.

Priscilla Ushijima es contadora de profesión y trabajó en ello cerca de 18 años de su vida pero siempre ha estado ligada a la pastelería porque su abuelo tenía un negocio en el Callao y su mamá Martha le “endulzó” para tener el gusto por esta especialidad que realmente es todo un arte.

ESCRIBE: ROGER GONZALES ARAKI

Ella es la última hija y precisamente la más apegada a su mamá mientras estuvo en vida. Su mamá era apasionada de la pastelería y con Priscilla se iban juntas al Mercado Central a comprar los ingredientes.

Era clásico verlas a ella y a su mamá en septiembre y octubre de cada año preparando unos turrones deliciosos “a mi mamá la conocían como la señora de los turrones”, recuerda Priscilla agregando que vendieron 300 kilos de turrón en el 2017.

Ella siempre trabajaba en grandes empresas en el área de Contabilidad, ¡un área nada dulce!, por el contrario se sumergía en la frialdad de los números e informes pero en sus ratos libres siempre se dedicaba a probar recetas y preparar postres. Se olvidaba del Excel para ser feliz en el horno.

PERFECCIONANDO LA DULZURA

Pero todo fue más allá del gusto porque desde que era adolescente Priscila estudió cursos libres de Pastelería, impulsada siempre por su madre e incluso estudió también en el 2015 en Argentina.

PUBLICIDAD

La pastelería siempre fue su sello porque en cada cumpleaños llevaba algún postre, esa era su carta de presentación y por eso que muchas amistades le decían que debía tener una pastelería pero ella les decía que no podía por falta de tiempo.

“Mucha de mi experiencia en Argentina las aplico aquí. Estuve en un curso intensivo de pastelería fina con Osvaldo Gross y ese fue mi punto de decisión para formar la pastelería”, señala.

Su milhojas es de lo más pedido en D’Pri. (FOTO: D’PRI).

EL HITO EN SU VIDA

Su mamá falleció en agosto del 2018 y en noviembre Priscilla anunciaba que ya no iba a continuar (en el trabajo). En octubre del 2019 renunció pero siguió hasta febrero del 2020 y justo llegó la pandemia.

“Muchos me decían que estaba loca por renunciar a mi trabajo, me decían que haga todo a la par, pero no podía porque yo era la persona que tenía los conocimientos. Si yo quería hacer al 100% un negocio no lo iba a poder hacer trabajando en oficina”, destaca.

“D’Pri es un homenaje a mi mamá. Para mí, mi mamá es un ejemplo claro de poder tener esta pastelería. Si mi mamá no se hubiera ido, yo seguiría trabajando en una oficina”, cuenta.

Pese a que llegó la pandemia en ese año, ella se dedicó a crear recetas y empezó a cumplir su sueño. Comenzó D’Pri por delivery, pero igual existía la necesidad de contar con un local físico pero siempre el “temor” la frenaba.

“EL QUE NO ARRIESGA, NO GANA”
En el 2021 estuvo con su hermana en el Policlínico Peruano Japonés haciéndose unos análisis clínicos y fue su hermana quien se percató que estaban alquilando un local (donde están actualmente).

Priscilla igual dudaba en alquilarlo por la inversión que debía hacer pero luego decidió. “El que no arriesga no gana, si realmente quería ser una empresaria, tengo que hacerlo”, sentencia.

Y abrió sus puertas el 6 de marzo del 2022 oficialmente luego de unos meses de preparativos para brindar lo mejor y ahora cuenta con una buena acogida. “Soy muy habladora, el trato con la persona es muy importante”, declara.

MILHOJAS DE SABOR

Entre sus postres principales se encuentran el milhojas que se destaca por ser crocante y de gran sabor.

EL DATO
Dirección: Jirón Diego de Almagro 605, Jesús María (al costado del Laboratorio Peruano Japonés).
Pedidos aquí.

Artículo anteriorBaúl de los Recuerdos: ¿Qué artistas participarán el sábado 24 de setiembre?
Artículo siguienteDoctor Germán Aniya: «No existe mayor satisfacción que el ver a mis pacientes aliviados de sus dolencias»