Home Entrevistas Kokoa Salón: Cuando tengas una idea de emprendimiento, las ganas y la...

Kokoa Salón: Cuando tengas una idea de emprendimiento, las ganas y la intuición te llevan al éxito

653
0
Las hermanas Osorio piensan abrir nuevos locales de Kokoa Salón (FOTO: KOKOA SALÓN)

ESCRIBE: CHRISTIAN SACO

La llegada de los migrantes japoneses al Perú trajo consigo el Tanomoshi, una actividad de ahorro y crédito rotatorio en el que se designa una ayuda mutua dentro de una comunidad. Esto ayudó a muchos migrantes japoneses que se instalaron en el Perú a salir adelante con sus familias. Uno de esos migrantes fue Manuel Ishikawa Murakami que, junto con su esfuerzo, logró emprender un pequeño negocio en la ciudad de Trujillo.

EL ESPEJO DEL EMPRENDIMIENTO

Emiko y Keiko Osorio son las nietas de Manuel Ishikawa y propietarias de Kokoa, un salón de belleza familiar que emprendieron tomando el ejemplo de sus predecesores. “Mi abuelo afrontó muchas cosas desde muy joven, sus padres fallecen y él tiene que hacerse cargo de sus hermanos menores, entonces dentro de toda esa adversidad, empezó a emprender con una bodeguita para luego instalar una cafetería en Trujillo”, sostiene Keiko.

Emiko y Keiko junto a sus abuelos (FOTO: ARCHIVO PERSONAL)

“En el caso de mis padres, mi madre, Teresa Ishikawa era enfermera y mi padre, Jorge Osorio, era policía, pero también era bombero, fotógrafo, salvavidas y taxista, un todo terreno con tal de sacar adelante a su familia”, indica Keiko.

Su salón empezó sin hacer un estudio de mercado ni algún tipo de asesoría, solo con la decisión y el instinto familiar de emprender. “Yo soy economista y mi hermana es administradora pero queríamos hacer algo distinto, algo que sea nuestro. Un día pasando por La Molina nos dijimos, ¿Qué movimiento hay por acá?, ¿Qué negocio podría funcionar?, creo esto podría salir bien. Lo cierto es que al otro día ya estábamos en una notaría firmando los documentos para iniciar KoKoa”, indica Emiko.

Las hermanas Osorio apostaron por su emprendimiento (FOTO. KOKOA SALÓN)

“El primer espacio fue ganando mucha clientela, era un local pequeño, pero que te daba todos los servicios de un local grande a un precio adecuado. Nuestra principal fortaleza fue la conexión y la empatía que tienen nuestro equipo de profesionales con nuestros clientes. La inclusión de tratamientos orgánicos y de productos brasileros que importábamos, fueron otro punto clave para que el negocio prospere”, comenta Emiko.

“EN ALGÚN MOMENTO HE IDO A OTRAS PELUQUERÍAS QUE SON MUCHO MÁS GRANDES, ENTONCES NO TE ATIENDEN CON ESA ESTE FAMILIARIDAD, CON ESE TRATO DE PERSONALIZADO QUE MUCHOS BUSCAN”, COMENTA EMIKO.

La peluquería empieza a crecer y nos llega una oportunidad de abrir otro espacio solamente pensando en niños, así nace Kokoa Kids. Este fue un espacio para poder disfrutar un momento entre la mamá y la niña o el papá, el abuelo y el niño. Era un espacio familiar.

EL MOMENTO MÁS DURO: LA LLEGADA DE LA PANDEMIA

Todo venía muy bien hasta que llegó la pandemia, con ello, se perdió esa experiencia de ir al salón, sobre todo el contacto que tiene el estilista con el cliente. Fue todo un reto para Kokoa no abrir y luego cumplir con las medidas sanitarias exigidas por las autoridades.

“Era complicado atender y mucho más costoso aplicar las medidas sanitarias, lo cual encarecía el servicio. Pero pudimos salir adelante gracias a los servicios a domicilio que brindamos. Igual fue un golpe muy duro en que tuvimos que asumir muchas cosas y replantear nuestras operaciones”, sostiene Keiko.

El personal en pleno de Kokoa Salón (FOTO: KOKOA SALÓN)

A pesar de los momentos duros que pasaron, Emiko y Keiko decidieron seguir adelante con Kokoa. “Nos sentimos triunfadoras en el sentido de que durante la pandemia todas las peluquerías de nuestro alrededor cerraron y nosotras sobrevivimos y, lo más importante, pudimos mantener también a nuestro personal de siempre”, indica Keiko.

EL RESURGIR

Hoy, Kokoa se sigue innovando con nuevas tendencias y productos, así como con el mismo personal de experiencia. “Nuestros estilistas están capacitados para poder atender un maquillaje, un peinado, un color especifico, tratamiento para adultos o niños, cortes especiales, uñas acrílicas, todos los servicios que ofrece un gran salón de belleza”, comenta Keiko.

“Gracias a Dios tenemos gente de mucha confianza trabajando con nosotros, como nuestro estilista Lucho y nuestra manicurista Susy que empezaron con nosotras y siguen hasta hoy. Kokoa es como una familia y eso para cualquier negocio es muy importante” indica Keiko.

“HAY CHICAS QUE VIENEN POR SU QUINEAÑERO O POR SU FIESTA DE PROMO Y SON LAS MISMAS NIÑAS QUE VENIAN PARA CORTARLE SUS MECHITAS. ES GENTE QUE CONOCE Y VALORA NUESTRO TRABAJO, POR ESO NOS SIGUE ACOMPAÑANDO”, SOSTIENE EMIKO.

kokoa Salón ofrece un servicio personalizado (FOTO: KOKOA SALÓN)

“Finalmente, el mayor consejo que podemos dar es que cuando tengas una idea de emprendimiento, lánzate, a veces es solo intuición. Si piensas que puedes lograr algo, no lo dudes, no tengas miedo”, comenta Emiko

Su objetivo ahora es consolidar Kokoa La Molina y para el próximo año poder abrir una nueva sucursal para Kokoa Kids. Para el 2025 se plantean abrir más locales no solo en Lima sino también en provincia y así consolidar la marca.

Las empresarias siguen el ejemplo de sus padres (FOTO: ARCHIVO PERSONAL)

“Hemos rescatado como familia nunca quedarnos con los brazos cruzados, ir adelante y siempre tener las ganas de trabajar para poder conseguir las metas que te propones en la vida y eso, felizmente, se lo hemos transmitido a nuestros hijos”, finaliza Emiko.

EL DATO

Kokoa Salón está ubicado en Ricardo Elías Aparicio 171, tienda 18 La Molina y atiende de lunes a sábado desde las 9.00 horas hasta las 19:00 horas. Para citas: Facebook, Instagram, TikTok

Previous articleVideojuegosPerú: “Nos diferenciamos por nuestra buena atención, delivery y buenos descuentos”
Next articleAELU: Fernando Noda será el presidente del 2024-2026