Inicio Cultura Pao Matayoshi: mirar al pasado con fotografía vegetal

Pao Matayoshi: mirar al pasado con fotografía vegetal

391
0
Pao Matayoshi.

BRAULIO RIVERA

El tiempo es una de las ideas más complejas concebidas por la humanidad en un esfuerzo por darle un orden a la vida. Es inevitable, es incierto, pero también es una fuerza sanadora y, muchas veces, el mejor maestro que la vida nos puede dar ¿Pero qué exactamente decidimos atesorar en nuestra memoria? ¿Cambian los recuerdos? ¿Cuándo se desvanecen?

Esas son las preguntas que exploran las fotos que Pao Matayoshi expone ahora en su exposición en el VI Salón Nikkei Joven. Unas hojas, unas fotos, unas personas y unos lugares.  Bajo los ojos de Pao, esos cuatro elementos fueron suficientes para darle vida a esas interrogantes tan complejas ¿Y cómo lo logró?

PUBLICIDAD

Amante de la fotografía experimental

Desde muy pequeña, Pao estuvo muy cerca de la fotografía. En su casa, cuando ella era solo una niña, su madre tenía la costumbre de llevar una cámara a todas las reuniones y salidas familiares, donde todos siempre terminaban pasando por de su lente. Como te imaginarás, la pequeña Pao quedó fascinada y quiso y pudo -porque su familia jamás le negó el gusto- tomar sus fotos también.

Exposición completa en el VI Salón Nikkei Joven

Los años pasaron, momentos sucedieron y su curiosidad no hizo más que volverse cada vez más grande y se decidió por tomar un curso de fotografía experimental. Ella ya había estado usando a la fotografía analógica como su forma favorita de capturar a la imágenes, pero quiso ir más allá. Fue así como aprendió la técnica que podemos ver en su obra: la clorotipia.

Conocida también como fotografía natural, el clorotipo es la reproducción de imágenes sobre las hojas, sin la necesidad de ningún tipo de químico. Todo esto gracias a que la clorofila convierte a las hojas en material fotosensible, perfecto para revelar una fotografía…y también para darle vida al concepto que Pao nos mostraría años después en su propia exposición fotográfica.

Clorotipo hecho por Pao

MÁS DEL VI SALÓN DE ARTE JOVEN NIKKEI

Akemi Yagui: El arte de la causalidad

Masaki Gaja: “Perú y Japón son como dos padres que he tenido”

Carlos Ladines Ijiri: “Siempre me llamó la atención crear personajes”

Wendy Terukina: Diseñadora con marca de artista

Lo efímero de la mente.

Las plantas, al igual que las personas, pasan por un ciclo vital inevitable. Ambos nacen, ambos viven y ambos mueren. Por supuesto, este ciclo afecta de sobremanera el trabajo de Pao y lo vuelve una obra que debe ser apreciada -al igual que su concepto- a través del tiempo. Es así como vemos que esos rostros puestos sobre las hojas, en un primer momento claros y totalmente visibles, ahora se desvanecen junto a la vida misma de la planta, dejándonos poco a poco solamente con el recuerdo de que alguna vez estuvieron ahí.

 

Síguela en su Instagram.

La muestra estará disponible hasta el 30 de noviembre. Horario: De martes a domingo de 10:00 a. m. a 1:00 p. m. y de 2:00 p. m. a 8:00 p. m.  Lugar: Galería de Arte Ryoichi Jinnai y Hall de Exposiciones del Centro Cultural Peruano Japonés. Ingreso libre, capacidad limitada.

Artículo anteriorCopa AELU Tenis de Mesa: ¿Qué deportes de AELU ganaron medallas?
Artículo siguienteNarumi Ogusuku: “Mi dificultad con el idioma me obligaba a presentar ideas de manera visual”