Inicio Cultura Sofía Nakasone: “Los pasos de los migrantes abrieron rutas”

Sofía Nakasone: “Los pasos de los migrantes abrieron rutas”

260
0
Sofía Nakasone. (FOTO: APJ).

Derecha, izquierda, derecha, izquierda. Son los pasos más característicos de la danza tradicional odori y lo vimos reflejado en su trabajo que se muestra en el VI Salón de Arte Joven Nikkei.

Sofía es arquitecta y también estudió Arte en Corriente Alterna y cuenta que la mayor relación que tuvo con lo japonés fue bailando odori desde los 6 a 14 años.

Sofía es exalumna del Colegio La Unión. (FOTO: APJ).

“Hacía odori desde cuando era chica hasta la secundaria y era ya parte de una rutina porque eran todos los sábados, juntarnos con las chicas para ir a ensayar para cierto evento. Creo que eso es lo que más me conectaba con la comunidad nikkei en general porque iba a la Asociación Okinawense del Perú (AOP), y a diversos eventos”, recuerda. Es importante destacar que su familia pertenece a Nishihara.

El baile ya era una señal de que le gusta el arte, prueba de ello es que estudió Arquitectura primero pero quizá no le es de su total agrado porque no existe una libertad de crear como ocurre con el arte.

“Lo bonito del arte es que puedes seguir indagando materiales, es más infinito que la arquitectura”, señala.

PUBLICIDAD

PIES QUE FORMAN CAMINOS
Llama mucho la atención observar su obra porque se percibe un gran trabajo previo de colocar los zapatos con poleas, que se mueven de derecha a izquierda con la ayuda de motores y realmente fue un trabajo de cerca de doce horas durante un mes que fue muy “intenso” para ella.

Sofía estudió Arquitectura y Arte. (FOTO: APJ).

“El primer acercamiento que tenía en general era hablar de la inmigracion y surge la idea del movimiento, que ven pies moviéndose, que tenga multiplicidad de significados. En un primer momento eran estos pies marchantes, pero que aplanaron la tierra, de agricultura. Es un movimiento sencillo pero que todo el mundo lo hace”, detalla.

Agrega que su personaje principal fue el “migrante” porque con sus pasos “abre rutas”. “Quería una pieza más general, no solo en la parte de la inmigración japonesa. Pensar en los pasos que ellos tomaron también, como otros migrantes como los venezolanos”, añade.

MÁS DEL VI SALÓN DE ARTE JOVEN NIKKEI

Masaru Handa: Dualidad, cultura y arte

Narumi Ogusuku: “Mi dificultad con el idioma me obligaba a presentar ideas de manera visual”
Pao Matayoshi: mirar al pasado con fotografía vegetal
Akemi Yagui: El arte de la causalidad
Masaki Gaja: “Perú y Japón son como dos padres que he tenido”
Carlos Ladines Ijiri: “Siempre me llamó la atención crear personajes”
Wendy Terukina: Diseñadora con marca de artista

CONVIVENCIA DEL SALÓN
Como se recuerda, fueron muchos meses de “convivencia” entre los 11 artistas porque tenían reuniones mensuales con el curador de la muestra, Juan Peralta y el coordinador Haroldo Higa.

“Al principio fue un poco extraño porque era una relación plana pero lo ‘chévere’ de este Salón fue que era híbrido, virtual y presencial. Y en las reuniones presenciales te dabas cuenta de todo lo que faltaba antes”, manifiesta Sofía.

“Es un grupo increíble y ver cómo ha crecido el proyecto de cada uno es muy interesante. Me encanta ver procesos, ser parte del proceso de las personas me ha parecido increíble”, finaliza.

Síguela en su Instagram.

La muestra estará disponible hasta el 30 de noviembre. Horario: De martes a domingo de 10:00 a. m. a 1:00 p. m. y de 2:00 p. m. a 8:00 p. m.  Lugar: Galería de Arte Ryoichi Jinnai y Hall de Exposiciones del Centro Cultural Peruano Japonés. Ingreso libre, capacidad limitada.

Artículo anteriorMasaru Handa: Dualidad, cultura y arte
Artículo siguienteMarco Villanueva Imafuku: «En mi casa estuvo más presente la tradición gastronómica que la japonesa»